Back

Los beneficios de beber agua con gas

Aunque el agua con gas existe desde hace décadas, se ha vuelto más popular en los últimos años. Las estadísticas muestran que las ventas de agua con gas superaron los 6 mil millones de euros, un gran aumento respecto a los 2.600 millones de 2011.

El agua con gas es agua infusionada con gas carbónico. Beber agua con gas nos da la misma sensación que beber un refresco, pero sin las calorías y el azúcar añadido. La mayoría de los fabricantes le dan sabor al agua con gas con sabores naturales. El agua con gas se vende normalmente bajo el nombre de:

  • Agua con gas
  • Soda
  • Agua carbonatada
  • Agua seltzer

Aunque el agua con gas se ha vuelto más popular, muchos se preguntan si beberla tiene beneficios para la salud. Por suerte, estamos aquí para proporcionarte un desglose completo de los beneficios de beber agua con gas.

Es mejor que los refrescos

El agua con gas es mejor que los refrescos por varias razones. La primera, el agua con gas no tiene calorías ni azúcar. Si te gusta la «efervescencia» en tu bebida, el agua con gas te la proporciona sin las calorías añadidas.

Además, el agua con gas es mejor que los refrescos por cómo afecta al esmalte de los dientes. Un error frecuente es pensar que la carbonatación estropea el esmalte dental, pero no es así. Es el azúcar de las bebidas lo que causa que se desgaste. Varios estudios han demostrado que los refrescos son 100 veces más perjudiciales para el esmalte dental que el agua con gas.

Mejora la digestión

El agua con gas también es beneficiosa porque puede mejorar la digestión. Lo hace mejorando tu capacidad para tragar. Un estudio descubrió que el agua con gas estimulaba los nervios necesarios para comer, más que cualquier otra bebida. En otro estudio se determinó que la mayoría de los participantes que sentían la necesidad de aclararse la garganta encontraban se sentían más aliviados cuando bebían agua con gas.

Además, el agua con gas podría tener un impacto positivo en los movimientos intestinales, especialmente en aquellos que sufren de estreñimiento. Los investigadores también creen que el agua con gas podría reducir la gravedad de otros síntomas de indigestión, como el dolor de estómago.

Ayuda en la pérdida de peso

Puede que la mayor de las ventajas del agua con gas sea que puede ayudarte a perder peso. Esto se debe a que puede hacerte sentir mayor sensación de saciedad que la que sentirías si bebieras agua mineral o del grifo. Además, las investigaciones prueban que el agua con gas obliga a los alimentos a permanecer en el estómago durante más tiempo, lo que ayuda a sentir mayor saciedad.

Y, a mayor saciedad, menor necesidad de comer. Al comer menos, perderás peso de manera más rápida.

No tiene fósforo

Uno de los ingredientes principales de los refrescos es el fósforo. Y los científicos creen que el fósforo es uno de los componentes directamente responsables de la disminución de la salud ósea. Sin embargo, durante un tiempo, los investigadores se preguntaron si era la carbonatación de las bebidas lo que provocaba la pérdida de densidad ósea. Ahora se ha demostrado que esa afirmación es falsa. El agua con gas no afecta a la salud ósea.

De hecho, hay motivos para pensar que el agua con gas podría mejorar la salud de los huesos. Un estudio descubrió que beber agua con gas conducía a una mejor retención de agua que beber agua con minerales. Otro estudio con animales concluyó que el agua con gas aumentaba la resistencia de los huesos más que el agua del grifo.

Mejora la salud del corazón

Otro de los posibles beneficios de beber agua con gas es que podría mejorar la salud cardíaca, y la investigación inicial parece prometedora. Por ejemplo, un estudio midió el impacto que tenía el agua con gas en los niveles de colesterol. La investigación concluyó que el agua con gas provocaba un aumento del colesterol «bueno» HDL. También se comprobó que el agua disminuyó:

  • El colesterol «malo» LDL
  • El nivel de azúcar en sangre
  • Los marcadores inflamatorios

Mantiene una mayor hidratación a lo largo del día

Puede parecer obvio, pero es bueno mencionarlo. Beber agua con gas puede ayudar a mantener una mayor hidratación durante el día. Mucha gente cree que el agua con gas sabe mejor y es más fácil de beber que el agua del grifo o mineral. Sin embargo, los beneficios son los mismos, ya que tanto el agua con gas como el agua natural mantienen los niveles de hidratación. De esta manera, al beber agua con gas, es más probable que te mantengas hidratado a lo largo del día.

Si pensamos que el cuerpo humano está compuesto en un 60% por agua, resulta fundamental mantener una hidratación adecuada. La mayoría de los expertos recomienda que se beban dos litros de agua al día, pero beber un poco más también está bien.

La hidratación puede permitirte rendir al máximo tanto física como mentalmente. Estar bien hidratado podría reducir el estrés oxidativo que se produce al hacer ejercicio. Incluso la más mínima deshidratación puede afectar a tu concentración y a tu estado de ánimo. La deshidratación también te puede hacer más propenso a tener dolor de cabeza. Beber agua con gas puede evitar que esto ocurra.